Hatha Yoga


La palabra hatha tiene relación con el “Sol” y la “Luna”, y la palabra yoga con “unión”. De aquí podemos comenzar a comprender que la práctica de hatha yoga, tiene el objetivo de ayudarnos a equilibrar las energías internas dándolos la conexión con la raíz de la que todos venimos, la energía creadora.





El hatha yoga englobaría, dentro de su gran universo de influencia, el yoga del trabajo corporal, entre los que incluiremos, las posturas o ásanas, los ejercicios de respiración o pranayamas, entre otras cosas que podrían completar su poderosa influencia sanadora.

Cuando nos disponemos a conseguir el equilibrio interior y el bienestar, todos encontramos el mismo obstáculo, la mente. De ahí la importancia de la práctica de yoga, pues ella, nos permite retomar, reencontrar y ligarnos con la fuente de la que todo precede.  

Dentro de hatha yoga, podemos encontrar diferentes estilos, bajo los cuales, la esencia del yoga se manifiesta para permitir a los practicantes encontrar las herramientas suficientes como para lograr el objetivo de alcanzar la unión con el todo.

Para más información sobre “yoga” pincha en el siguiente enlace: http://es.wikipedia.org/wiki/Yoga



La sesión de hatha yoga

Cuando una personas se adentra en el mundo del yoga, suele hacerlo para buscar una mejora en tu vida. Esta mejora puede referirse al cuerpo, a la mente o a ambas a la vez, pero, de una forma u otra, es mejorar lo que buscamos. 



Y es lo que conseguimos si tenemos la suficiente disciplina, perseverancia y fe. 

La estructura de una sesión de hatha yoga genérica está compuesta de cuatro partes:



  1. Un pequeño calentamiento (es saludo al sol es una alternativa que debe manejarse con mucha precaución por la exigencia del movimiento en frío, sobre todo para personas con lesiones). 


  1. Una serie de posiciones o ásanas que constituirán las columna vertebral de la sesión. 
  2. Ejercicios de respiración o pranayama (Iyengar recomienda no introducirlo en la misma sesión, hasta que uno no es lo suficientemente hábil con las posiciones). La exigencia energética es muy profunda y debe realzarse bajo la observación de una persona que tenga conocimiento de lo que se está haciendo. 
  3. Una pequeña relajación. 

Asanas básicos de hatha yoga


Dentro de la sesión de yoga es bueno trabajar las cinco direcciones posibles, es decir:

  1. Hacia delante o frontal. 
  2. Hacia atrás o contrapostura. 
  3. Lateral. 
  4. Torsión. 
  5. E inversión. 
De forma progresiva, iremos metiendo en nuestra sesión posturas de fuerza, equilibrio o ambas a las vez. 

  Los siguientes posturas  nos ayudarán a comprender mejor lo que acabo de decir:

Posturas hacia delante o frontales


La pinza (variante con brazos hacia arriba)

Posturas hacia atrás o contraposturas


El camello

Posturas laterales


          Lateral (rodilla en suelo, brazo media luna)

Posturas de torsión

    Torsión (piernas abiertas, mano en suelo, brazo arriba)

Posturas invertidas


         La vela (variante con apoyo protegiendo cuello)